LOS JUEGOS ANCESTRALES WAYUU SON PATRIMONIO RECREACIONAL  Y CULTURAL.

En la actividad del pastoreo el wayuu jugaba en el tiempo libre, ajawajawa, achipajawa y kayusika. Que era la forma de recrearse mientras el ganado caprino, vacuno y caballar se alimentaba.

La actividad del pastoreo; generó el espacio propicio, para que los Wayuu, pusieran en juego su creatividad; debido a que había que esperar durante mucho tiempo a que los animales se alimentasen en la sabana; por ello, tenían mucho tiempo libre; el cual, emplearon para desarrollar una serie de juegos sencillos pero que se hacían con materiales, que se tenían a la mano y en la naturaleza; estos juegos eran Ajawajawa; que consistía en arrojar piedras con un punto de referencia y quien más cerca quedara ganaba; de igual forma ocurría con Achípajawa, que era el juego del arco y la flecha, el wayuu, también estuvo tentado por los carros, por ello desarrollaban el juego kayusika; el cual, consistía en construir con un pedazo de cactus un carro de dos llantas y con un horqueta lo empujaban y corrían solos o acompañados para pasar el tiempo o competir la llegada a una meta específica; también instrumentos musicales como turrompa, wawa y hasta con las manos se producían sonidos que les identificaban en la sabana. Hoy debido a la fuerte influencia de las tecnología y los medios de comunicación, estas prácticas se encuentran en desuso, además que la comunicación de padres a hijos se halla truncada, porque el pastoreo ya no es la fuente primaria de sostenibilidad económica de la cultura Wayuu.

“Los juegos Wayuu Herencia y Patrimonio”


PRIMER CAPÍTULO: Referencia histórica contexto ancestral y formas de juego

 Santiago Uriana narra como son los juegos ancestrales; tales como Ajawajawa, Achipaja y kayusica; entretenían a los niños mientras los adultos tocaban instrumentos musicales; mientras el ganado caprino, bovino y vacuno se alimentaba.


SEGUNDO CAPÍTULO: Juegos que practican los niños en la actualidad

Yomaris Ortiz; narra como el cambio de actividad económica y la falta de comunicación entre los adultos ha fracturado la herencia oral de la tradición Wayuu; al punto, de desconocer casi en su totalidad a que juegan los sus hijos; Yesid y Yoced Caballero Ortiz, ellos narran los juegos que practican en la actualidad. Sugey motiva a Wilman para que salga a averiguar que pasa y porque los niños no practican los juegos ancestrales.


TERCER CAPÍTULO: Transmisión y Práctica de los juegos ancestrales

 Wilman Corcho; recuerda la enseñanza de su tío Santiago Uriana, sobre la estructura de los juegos y bajo ese mismo elemento de tradición oral, le explica a sus sobrinos como son los juegos; sin embargo ellos declaran no conocer los juegos y dudan si su padre lo practicaba.


AGRADECIMIENTOS

Queremos expresar nuestros sinceros agradecimientos a todos los funcionarios del Ministerio de Cultura y del Fondo Mixto; por sus enseñanzas y entrega; de igual forma, al Señor Santiago Uriana, quién propuso la idea de investigar sobre estos juegos ancestrales Wayuu.  


¡Muchas gracias!