NARRA LA FRONTERA: Norte de santander

Narra la frontera reúne cincuenta relatos que revelan quiénes son, cómo viven y cómo se relacionan las familias con las fronteras colombianas. Son narraciones que a través del lenguaje literario de la crónica y la sonoridad de la radio hacen  un retrato de las madres, padres, niños y abuelos que a diario tejen los límites del territorio colombiano.           

 

Estas cincuenta crónicas son relatadas directamente por creadores de contenido que habitan la frontera. Todos ellos caminan las calles de sus municipios, algunos atraviesan las fronteras,  otros se adentran en sus plazas, se dejan llevar por las charlas de esquina, se sumergen en la memoria de sus abuelos para encontrar relatos en los que se refleje el pasado, el presente y el futuro de las familias y de sus regiones. 

 

Esta serie es fruto de la alianza entre el Ministerio de Relaciones Exteriores, a través del  Programa Plan Fronteras para la Prosperidad y de la Dirección de Comunicaciones del Ministerio de Cultura a través del Proyecto Las Fronteras Cuentan. De esta articulación surgen los talleres de narrativa multimedial, seis espacios formativos en los que se construyeron relatos sonoros y digitales  y se propusieron miradas distintas sobre las fronteras colombianas. Estos talleres se realizaron en: Puerto Caicedo (Putumayo), Cúcuta (Norte de Santander), Riohacha (La Guajira), Leticia (Amazonas), Tumaco, (Nariño), y Providencia.

 

Entonces lo invitamos a escuchar esta serie, a programar estas crónicas en las parrillas de programación de su emisora, a ingresarla al catálogo de su biblioteca, a discutirlo con sus alumnos. En suma, déjese transportar por los paisajes sonoros de las fronteras colombianas. 

 

 

Taller de Cúcuta Norte de Santander

 

Se escuchan algunos compases campesinos y el flow más urbano del rap. Hay sazón de sancocho o hervido, maletas de diáspora o incluso cuentos de periodistas y de peluquería. Esta vez, además, los cronistas de la frontera con Venezuela dibujaron narrativas en los semáforos, en una cancha de béisbol y en otros pueblos del borde. Entre todas, se construye un bloque de crónicas anónimas y cotidianas dignas de contar en ambos lados del límite fronterizo.

 

 

“Esta historia no va de la fiesta, aunque sí se vive de ella; no va del baile, aunque sí lo produce; no va de parranda aunque sí es el objetivo; no va de música venezolana, aunque sí de un ritmo que lo bailan en la frontera”. Las Lajas, frontera venezolana.

 

 

 

ADOLESCENTES A LOS 50  

 

 

 

Por: Diana Mylena Jaimes 

 

 

 

 

 

 

 

LA FAMILIA QUE ROMPE FRONTERAS CON RITMOS CAMPESINOS  

 

 

Por: Edison Ferney Gutiérrez 

 

 

 

 

 

DE AQUÍ PARA ALLÁ EN CÚCUTA ENCONTRÉ MI HOGAR  

 

 

 

Por: Juan Diego Aguirre Gómez 

 

 

 

 

 

 

FRONTERA UNISEX

  

 

Por: Óscar Eduardo Meza 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ARAUCA - APURE: UNA FRONTERA HERMANA  

 

 

Por: Ángel María León    

 

 

 

 

 

 

 

UN HOGAR QUE RIMA AL BEAT DEL RAP

 

  

 Por:  Paola Andrea Cañizares 

 

 

 

 

 

 

 

 

FOGÓN COLOMBO VENEZOLANO  

 

  

Por: Rafael Antonio Camperos Higuera 

 

 

 

 

 

 

UN DEPORTE FRONTERIZO  

 

  

Por: Sergio Francisco Sierra Galvis 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

UNA VIDA LLENA DE CUARENTA SEGUNDOS  

  

 

Por: Edwin Javier Polo Mendoza