Crónica arauca

Apure, una frontera hermana