MÚSICAS INSTRUMENTOS SIN FRONTERA

La música y los instrumentos van de país en país, para instalarse en el corazón, las fiestas y en la cultura de la gente que habita la frontera sur de Colombia.


Desde comienzos de la década de los años 1930, cuando llegaron los primeros colonos al municipio de Santiago, en el alto Putumayo, ya se apreciaban algunos sonidos creados por los Ingas que habitaban la región. Se dice que cada instrumento en la sociedad representaba una forma de comunicarse: el cacho fue el primer instrumento sagrado para los Ingas y lo utilizaron para reunir a la comunidad, el tambor convidaba a la celebración, los violines y las guitarras invitaban al baile.


A partir de la década de los años 1950, algunos habitantes de Santiago establecieron locales en los que vendían licor, los dueños viajaban al departamento de Nariño de donde traían los primeros discos grabados y, a su vez, por la cercanía con el vecino país del Ecuador, los importaban fácilmente. Así fue como las músicas comenzaron a intercambiarse en estas comunidades del alto Putumayo y dieron origen a otros gustos, porque los grupos musicales locales hacían arreglos a estos ritmos. Por eso, la música no tiene fronteras.

CAPÍTULO 1: HISTORIA, MÚSICA Y SONIDO

CAPÍTULO 2: HISTORIA Y GÉNERO MUSICAL


CAPÍTULO 3: MÚSICA SIN FRONTERAS

Música Instrumentos Sin Fronteras; Muro Digital