Por qué las fronteras cuentan...

En Convención, Norte de Santander, durante la Guerra del Mil Días, un combatiente cambió su fusil por un redoblante y años después murio; de olvido. En Puerto Asís, Putumayo, Muriel Muñoz, cantante popular, documenta con una guitarra las historias de los campesinos. Resguardo Mayabangloma, La Guajira: una niña, una adolescente y una joven hilan sus historias y construyen un retrato de la mujer Wayúu. En Chimichagua, Cesar, Tomás Morgan, un viejo pescador de 80 años, sube a su canoa y al ritmo de las aguas libera del ayer cada una de sus memorias. Así son las narraciones que confluyen en Las fronteras cuentan, un proyecto que contribuye a visibilizar y valorar la diversidad cultural de las poblaciones de frontera mediante la creación colectiva de relatos propios, la circulación de piezas comunicativas y la apropiación de nuevas tecnologías. Este apuesta comunicativa se dinamiza a través de cinco Centros de producción en audio-digital ubicados en cinco zonas de frontera: Putumayo, La Guajira, Nariño, Norte de Santander y Cesar.    


Radialistas, indígenas, jóvenes, mujeres, campesinos y diversos colectivos de comunicación son los encargados de investigar y narrar las historias sobre sus territorios de frontera. Todos ellos caminan por las calles de sus pueblos, algunos atraviesan las fronteras, otros se adentran en sus plazas, se dejan llevar por las charlas de esquina o se sumergen en la memoria de los abuelos para encontrar relatos en los que se refleje el pasado, el presente y el futuro de sus regiones.


Lo que sigue es la escritura: unos convierten estas narraciones en sonoridades radiales; otros se valen del video; muchos exploran con los encuadres, los enfoques y las luces de la fotografía; y todos juegan a romper las fronteras de los medios y a transitar por el mundo de la convergencia digital. En últimas, lo que se busca con todos estos relatos radiales y digitales es hacer visibles y valorar las identidades, las prácticas y los saberes instalados en los habitantes de los territorios de frontera y, a la vez, construir narraciones incluyentes de la diversidad con espacio para las múltiples memorias y los imaginarios de futuro en las regiones y en los municipios de frontera.

Por eso, este proyecto apuesta porque sean las mismas comunidades y los habitantes de las fronteras quienes relaten su territorio y para lograrlo ha diseñado un proceso de formación que busca la apropiación de lenguajes mediáticos y digitales; brinda herramientas que permitan comprender la complejidad de su contexto cultural; y explora alrededor de diversas formas de narrar y contar su territorio y la frontera. Para la realización de sus piezas comunicativas, estos narradores de la frontera contarán con cinco Centros de producción en audio-digital ubicados en Putumayo, Nariño, Norte de Santander, Cesar y La Guajira, en los cuales encontrarán equipos tecnológicos para la producción de sus contenidos y, gracias a los cuales, convertirán sus ideas y sus historias en piezas comunicativas. Se planea que esta dotación tecnológica llegue a las regiones a finales de 2013. Sin embargo, desde 2012, estos Centros de producción han convocado a diferentes actores sociales para reflexionar, dialogar, intercambiar saberes y producir contenidos en los que el foco sea la frontera y su cultura. En suma, estos Centros son laboratorios donde se construyen y relatan historias que, desde la radio y las nuevas tecnologías, llenan de sentido a los habitantes de los territorios de frontera y los alimentan de esperanza.

Los protagonistas del proyecto Las fronteras cuentan son, por tanto, las comunidades, los realizadores de contenido que se suman a este proceso. Además, las institucionalidades cultural, nacional y regional se han encargado de preparar el terreno para que esta iniciativa de comunicación y cultura funcione. En el ámbito nacional, este proyecto lo lidera la Dirección de Comunicaciones del Ministerio de Cultura que tiene como una de sus misiones apoyar la creación de contenidos propios, pertinentes y de calidad que reflejen la diversidad, las temáticas, las propuestas, las historias y las narrativas de las comunidades locales. En las regiones, el proyecto Las fronteras cuentan lo impulsan organizaciones de reconocida trayectoria en lo concerniente a la cultura y la comunicación; por eso, son aliados del proyecto el Fondo Mixto para la Promoción de la Cultura y las Artes de La Guajira; la Corporación Cultural Biblioteca Pública Julio Pérez Ferrero, en Norte de Santander; el Fondo Mixto de Promoción de la Cultura y las Artes de Nariño; la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (UNAD), sede Valledupar; y la Red de Emisoras Comunitarias del Putumayo, CANTOYACO.


Desde 2011, el proyecto Las fronteras cuentan incentiva la creación de relatos sobre la cultura y la frontera. En dicho periodo, se han vinculado 154 creadores de contenidos que han recibido formación en narrativas, producción radial y apropiación de nuevas tecnologías, y en ese lapso también se han hecho alianzas con diversas instituciones y organizaciones para afianzar el proyecto en las regiones. Dos años en los cuales se ha comprobado que las fronteras están habitadas por relatos, por historias que permiten hacerse visibles a quienes las cuentan, ser tenidos en cuenta, representados, reconocidos e incluidos.

Por todo la anterior, es que en este proyecto Las Fronteras Cuentan.